Cabecera Ayuntamiento Foto Servicios Sociales
Agenda del Área
Último mes Diciembre 2017 Mes siguiente
L M X J V S D
week 48 1 2 3
week 49 4 5 6 7 8 9 10
week 50 11 12 13 14 15 16 17
week 51 18 19 20 21 22 23 24
week 52 25 26 27 28 29 30 31
150312 LogoRemusSinTipogrf A
180113 IFestVariedad Alfiel Banner
140120 BanerRedOcioSaludable2

09/06/17 El alcalde felicita a Juan García en su 100 cumpleaños en un acto emotivo rodeado de sus hijos, nietos y bisnietos

FaceBook  Twitter  

170609 Cumple100 JuanGarcia 

  Francisco Góngora ha visitado, junto a la concejala Delia Mira y Ramón Barruezo de Clece, al homenajeado en su domicilio, situado en el barrio de La Molina en Las Norias de Daza para trasladarle los mejores deseos de todos los ejidenses
  El longevo ejidense, en perfecto estado de salud, ha charlado de numerosos asuntos con el regidor a quien le ha contado distintas anécdotas vividas a lo largo del siglo de vida que cumple
  El alcalde explicaba que “es un orgullo para esta ciudad conmemorar este centenario, no todos los días tiene uno la oportunidad de conocer, de primera mano, un siglo de historia a través de un fiel testigo de la evolución experimentada en ese periodo”


El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, ha sido testigo de un cumpleaños muy especial, el de Juan García López que, tal día como hoy, venía al mundo en el seno de una familia humilde en el año 1917 en el desaparecido pueblo de Beninar. Arriero de profesión inicial se dedicaría los últimos cuarenta años a las labores del campo tras recalar en el municipio ejidense casado y con hijos. Lo haría para vivir primero en la Loma de Oñayar y, finalmente, en Las Norias de Daza donde reside desde hace cuatro décadas. Allí, un siglo después y rodeado de dos de sus tres hijos, nietos y bisnietos, ha sido homenajeado por su Ayuntamiento por ser uno de sus vecinos más longevos del municipio

El propio regidor acudía a su domicilio, situado en el barrio de La Molina en Las Norias de Daza, para reconocerle y trasladarle los mejores deseos de todos los ejidenses en este día, sin duda, simbólico para él y los suyos. Lo hacía acompañado de la concejala de Servicios Sociales, Delia Mira, y el jefe de Servicio de Clece, Ramón Barruezo, ya que se trata de uno de los usuarios del servicio de Ayuda a Domicilio que presta el Consistorio.

A pesar de su edad, Juan García conserva intacta su memoria y goza de una buena forma física derrochando una gran vitalidad. Tanto es así que se le ha visto participativo en todo momento de esta fiesta que, como cualquier otro cumpleaños, ha contado con tarta y regalos. El propio alcalde era el encargado de hacerle entrega de una placa conmemorativa de una fecha tan importante, así como de un árbol tipo ‘mandarino’, ya que este ejidense tiene entre sus aficiones la jardinería.

Según el alcalde, “ha sido un encuentro de lo más emotivo, donde he tenido la gran suerte de compartir uno de esos momentos inolvidables, puesto que no todos los días uno tiene la oportunidad de conocer a una persona tan experimentada y curtida por la propia vida. Una persona de la que, sin duda, se puede aprender muchísimo al haber formado parte de un siglo de nuestra historia más reciente”. De hecho, Góngora, se ha mostrado “sorprendido por la gran lucidez, memoria y coherencia que conserva este vecino de El Ejido, fiel testigo de la evolución propia de nuestra ciudad, nuestro campo, su gente y los distintos sectores económicos que han hecho de esta ciudad lo que hoy día es”.

De igual modo, ha querido destacar “el carácter afable de este vecino que ha demostrado un gran humor e ironía a la hora de repasar varias anécdotas de su vida, entre ellas cuando prestó el servicio militar en Viator o cuando iba al campo”. Pero, también, se ha mostrado muy activo en la conversación cuando se le ha preguntado por hechos históricos, llegando a apuntar cómo vivió los periodos de la Guerra Civil o la postguerra, entre otros.

Pero si algo ha demostrado este abuelo centenario ha sido energía y la felicidad que desprende a sus cien años, así como su ternura, la cual la ha hecho merecedor del cariño de los suyos.  En esta ocasión, rodeada de sus seres queridos ha  soplado  las velas de una tarta que, sin duda, pasará a formar parte de esos cien años de historia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Acepto las cookies de este sitio.